Una dieta equilibrada no sólo es necesaria para el correcto funcionamiento del organismo; también influye en el desarrollo y en la protección de nuestros dientes y encías. Desde el Colegio de Dentistas de Extremadura queremos destacar el importante papel que juega la nutrición en la salud bucodental.

En primer lugar, la alimentación adecuada es esencial desde la gestación, momento en el que comienza a formarse la dentición temporal. Por eso, se recomienda a las embarazadas y madres lactantes asegurar las demandas nutritivas que garanticen el óptimo crecimiento del bebé dentro y fuera del vientre, mediante una dieta variada y la ingesta de vitaminas como el ácido fólico.

Por otro lado, si no tenemos unos hábitos alimenticios saludables tendremos mayor riesgo de sufrir patologías como la caries. En su aparición intervienen principalmente dos factores: una higiene oral deficiente y el abuso de productos como los dulces, los refrescos carbonatados o las patatas fritas. Asimismo, hay numerosos estudios que han demostrado que la formación de la caries también depende de la frecuencia y el momento en el que se consumen estos alimentos; de esta manera, aquellos que se toman en el marco de una comida, y no entre horas, resultan menos nocivos porque se libera más saliva para proteger nuestros dientes.

Además de la caries, otra patología que puede prevenirse consumiendo más verduras y frutas (en lugar de otros productos) es la enfermedad periodontal. Y es que alimentos como estos reducen la acumulación de la placa bacteriana, la causa más común de la enfermedad de las encías. Las vitaminas C, D y el calcio ayudarán a nuestros dientes y encías a ser más resistentes a este tipo de infecciones.

Recomendaciones para tener una buena salud bucodental

Mantener una dieta equilibrada. Comer alimentos variados para reforzar la estructura dental: cereales, frutas, vegetales, hortalizas, carnes, pescados y productos lácteos.

Consumir de forma moderada azúcares, sales y grasas. No ingerirlos continuamente y dejar pasar tiempo entre comidas para que la saliva neutralice los ácidos y repare los dientes.

Evitar los ácidos. Esta precaución debe tenerse en cuenta especialmente si se sufre de desgaste o sensibilidad dental.

Cepillarse los dientes a fondo con una pasta de dientes con flúor por la mañana y antes de acostarse. Cepillarse siempre después de las comidas.

Acudir a la consulta dental regularmente.

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook

Encuéntranos en el mapa

X