image4La Academia Española de Estudios Históricos de Estomatología y Odontología ha celebrado hoy en Cáceres la VII edición de la Asamblea Extraordinaria Hispano-Lusa-Americana, en la que el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha recibido el máximo galardón que concede la Institución: la Medalla de Oro y el título de Académico de Honor.

Además, un total de trece colegiados del Colegio de Dentistas de Extremadura han sido nombrados Académicos Numerarios, entre los que se incluye el presidente de la Institución Colegial, Elías Corbacho Pérez, quien ha recibido el galardón de manos del presidente de la Academia, Julio González Iglesias.

En su intervención pública, el presidente del Colegio de Dentistas de Extremadura ha destacado la importante labor que desempeñan los dentistas en la sociedad, y ha agradecido de manera muy especial a la Academia la decisión de organizar esta Asamblea en Extremadura, una Comunidad Autónoma que cuenta con grandes profesionales en el mundo de la Odontología y en la que una correcta atención bucodental está garantizada.

El acto se ha celebrado ante unas 300 personas en el marco del Complejo Cultural San Francisco, y ha contado con la presencia de las más altas autoridades, entre los que se encontraban y también han sido galardonados, además del presidente de la Junta de Extremadura, la delegada del Gobierno, Cristina Herrera; la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero; el presidente de Previsión Sanitaria Nacional, Miguel Carrero, el segundo teniente de alcalde de la ciudad, Laureano León; el vicepresidente de la Asamblea de Extremadura, José Andrés Mendo, el ex presidente y máximo dirigente del PP, José Antonio Monago; el alcalde de Plasencia, Fernando Pizarro y el secretario de la Academia, Felipe Aguado.

La Presidencia de Honor del acto ha sido aceptada por Su Majestad el Rey de España, don Felipe VI de Borbón y Grecia.

Fernández Vara anima a no perder nunca la parte humana en las profesiones relacionadas con las Ciencias de la Salud

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha puesto en valor en su discurso lo que representa la parte humanística de las profesionales vinculadas a las Ciencias de la Salud y ha asegurado que los ordenadores o los cambios no pueden deshumanizar a los profesionales que trabajan en este ámbito.image3

“No sé si merecido o inmerecido pero para mí es muy importante y lo pondré en un sitio destacado porque la vida se construye de pequeños y grandes momentos y para mí éste es uno de ellos”, ha afirmado el presidente extremeño en relación al reconocimiento que ha recibido.

Así, ha explicado que momentos como el que ha vivido este sábado demuestran que cuando haya pasado toda esta etapa recordará que pasó por la vida de mucha gente y que también muchos ciudadanos pasaron por la suya, al tiempo que ha añadido que es precisamente eso lo que construye la cotidianeidad de las personas.

El jefe del Ejecutivo regional ha abogado por escuchar a las personas en las consultas médicas y por intentar entender el porqué de sus problemas y ha apostillado que muchos de los elementos que se necesitan en la práctica no se enseñan en las universidades y se aprenden a golpes en la vida real.

De este modo, ha apostado por procesar toda la información que procede de la parte humanística en el ejercicio de la profesión, una parte que no debe perderse nunca porque aunque ya no existe la figura del médico que acudía a atender al paciente a la cabecera de su cama, la sociedad debe de seguir contando con médicos que escuchen los problemas que la gente tiene y que muchas veces están en el origen de sus enfermedades.

“Tenemos que saber que en la cama lo que hay es una persona que sufre y que espera de nosotros que seamos capaces de ayudarla. Se puede perder la batalla frente a la enfermedad pero nunca frente al dolor”, ha manifestado Fernández Vara.

El valor de los libros

Por otra parte, el presidente de la Junta de Extremadura ha indicado que en la jornada de este pasado viernes visitó el Palacio Episcopal de Plasencia y conoció la joya de la biblioteca donada en el siglo XVII por la comunidad jesuita.

Así, ha apuntado que se trata de una verdadera joya porque allí está la vida y son los libros quienes ofrecerán respuestas de aquellos que vivieron otras épocas pasadas y también repletas de cambios.

Ha apostillado que también Trujillo cuenta con otra joya bibliográfica, parte de la Biblioteca de Santiago Ramón y Cajal y ha explicado que en sus libros las anotaciones realizadas por Ramón y Cajal ponen de manifiesto la necesidad de la visión humanística, de la profesión y del desarrollo de la misma.

Fernández Vara ha recordado la puesta en marcha del Plan de Salud Bucodental en la región de la mano del doctor Jesús Rueda como un acierto y ha destacado que aunque aún queda por andar se ha avanzado mucho en este ámbito, por lo que ha reconocido el esfuerzo de los profesionales y su compromiso con la sociedad.

 

 

Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en Facebook

Encuéntranos en el mapa

X